De ruta por los mercados hippies de Ibiza

Aunque la llaman la isla blanca o el destino que nunca duerme, Ibiza (al menos para mí, viajera de pro y amante de exprimir al máximo cada una de mis rutas por el mundo) es un lugar en el que descubrir la verdadera esencia de la cultura hippie. Una cultura que va más allá de los collares de conchas, de las faldas de flecos o de las velas aromáticas… No, no me refiero a eso sino a ese carácter calmado, personal, místico y mágico que se respira en cada calle de la isla, en cada rincón, en cada ola del mar Mediterráneo.

Majestuosa y llena de contrastes, Ibiza es -desde hace ya muchos años- ese lugar en el que disfruto de perderme y en el que adoro pasar tiempo conversando con los locales de pro, aquellos que mantienen intacto su acento bien ibicenco y sus tradiciones más ancestrales. Este año sí, este año he decidido volver y es que en Semana Santa ese ese momento en el que la isla vuelve a recobrar el toque veraniego que la hace lucir más bonita que nunca.

Un toque psudo estival del que se impregnan cada uno de los pueblecitos blancos y que alcanza su máximo nivel en los tradicionales mercadillos hippies, una de las experiencias más bonitas de Ibiza y una de las que más me gustan a mí. ¿Qué ubicación he elegido para la ocasión? Aunque los hoteles en Ibiza son realmente buenos, en este viaje me he decidido por un hotel Santa Eulalia, concretamente el hotel IBEROSTAR Santa Eulalia (famoso por tener las mejores habitaciones en Santa Eulalia de toda la isla).

Si bien mi objetivo será descansar y empaparme de la esencia mediterránea, no dejaré pasar ninguno de los míticos mercadillos hippies del lugar. He aquí mi mini listado pre-vacacional:

 

Hippy market Ibiza

 

Las Dalias

Mítico, increíble y mágico, así es el mercadillo de Las Dalias. Considerado el mercadillo hippie más famoso del mundo, este mercado es perfecto para empaparse de este estilo de vida y (por qué no) para darte algún que otro capricho. ¿Mis piezas favoritas en Las Dalias? Los vestidos hechos a mano y los bolsos.

Mercadillo de Punta Arabí
Abril es el mes en el que vuelve a cobrar vida el bonito mercadillo hippie de Punta Arabí, un lugar encantador rodeado de naturaleza insular que bien merece la pena visitar al caer la noche. ¿Mis piezas favoritas en este mercadillo? Los collares de papel y los anillos hechos de cristal.

Mercado de Sant Rafel de Forca

Lo que más me gusta del mercadillo de Sant Rafel de Forca es que mezcla a la perfección el estilo de vida de los hippies de Ibiza con el de los locales más auténticos. De este modo no sólo se pueden comprar collares y pulseras sino que se podrás encontrar piezas de barro artesanas o incluso productos de repostería recién hechos en las cocinas de las padrinas ibicencas.

Mallorca en bici, mucho más que una ruta idílica de norte a sur

Año nuevo experiencia nueva. Sí, lo sé… el año nuevo quedó atrás pero yo (en mi afán por viajar todo lo que puedo y más) me repito este mantra una y otra vez para no caer en ese hastío del viajero que lleva a tantos a repetir destino por eso de evitarse sustos.

Aunque yo soy de las que ha repetido destino en muchas ocasiones (basta un rápido vistazo a mi blog para apreciar mi predilección por Canarias y Andalucía), lo cierto es que siempre busco el modo de convertir ese viaje en algo totalmente nuevo y diferente. ¿Un ejemplo? Mis próximas vacaciones de Semana Santa a Mallorca. Sí, a la isla de la calma… Es que ya he visitado en varias ocasiones pero que en esta Pascua pienso visitar de un forma auténtica y divertida: ¡sobre dos ruedas! Apasionante, ¿no crees?

 

 

El punto de partida

Mi punto de partida en esta nueva aventura por tierras mallorquinas será el hotel IBEROSTAR Pinos Park, en Cala Ratjada y el hotel de mi primera noche está justo en esta localización. No es que no me vea capaz de montar en bici nada más aterrizar, es que llego muy tarde y sí… sin bici, así que mejor descansar en un buen hotel para luego alquilar mi vehículo y disfrutar de la experiencia como toca.

Para este primer día no sólo me han recomendado usar como guía las muchas cicloturistas que abundan en la zona sino también apostar por visitar y/o comer en alguna de las calas más bonitas de esta zona noreste de Mallorca.

El corazón de Mallorca

Tras disfrutar (o eso espero) de un primer día de ruta en bici por la Mallorca más auténtica, mi punto de llegada y partida será el IBEROSTAR Playa de Muro Village, un hotel ubicado en la idílica Playa de Muro que (según tengo entendido) es el punto de encuentro de cientos de ciclistas a lo largo del año.

Con las baterías cargadas y con la bici de nuevo a punto, comenzaré mi segundo día en Mallorca y en bici adentrándome en el corazón de la isla y prestando especial atención a zonas como las que lindan con el Parc de S´Albufera.

Sí, lo sé… la cosa se complicará cuando me acerque a pueblos como Sineu o Petra (por sus carreteras estrechas y poco iluminadas) así que será fundamental tener la ruta bien preparada para afrontarla a primerísima hora de la mañana. ¿Hora prevista de llegada a Palma? las 19.00 de la tarde. Habrá ver si cumplo horarios.

Rumbo a Palma

A dónde llegué será el lugar desde el que parta, Palma… la siempre bonita Palma que en esta ocasión visitaré tomando como lugar de descanso el hotel IBEROSTAR Playa de Palma. Un hotel con unas vistas únicas y una ubicación excepcional a menos de 10 minutos del aeropuerto de Son Sant Joan.

Dado que mis piernas ya habrán dado lo mejor de sí y que mi cabeza no podrá con más itinerarios solitarios por el corazón de la mayor de Baleares, he reservado este último día para regalarme paseos relajantes en bici por la costa palmesana. ¿Mi ruta? La que comienza en el Arenal para luego adentrarse en Cala Estancia, El Molinar y -por último- el Portitxol; uno de mis lugares favoritos en el mundo.

De Girona a Andorra, una ruta mágica por el norte de España

En el mundo hay dos tipos de personas: están las que buscan huir de las temperaturas invernales con viajes al sur o a los archipiélagos, y luego estoy yo, una viajera amantes de las bajas temperaturas que no duda en coger la mochila y poner rumbo a los puntos más fríos de nuestra geografía para disfrutar de esos momentos únicos que nos regala esta estación.

Sí, tengo que reconocerlo: ¡me gusta muchísimo! Y tanto es así que hace tres semanas propuse a mi marido regalarnos una escapada romántica al norte de nuestro país. ¿Destino? Cataluña y Andorra, dos puntos que en invierno lucen especialmente bonitos y a los que volvería una y otra vez sin pestañear. El planning era sencillo: dos días en Cataluña y dos en Andorra.

La Farinera Sant Lluís

La Farinera Sant Lluís

 

Dado que hemos visitado la Ciudad Condal en numerosas ocasiones, en esta ocasión decidimos elegir entre Tarragona o Girona. Si bien el hotel Castell de Riudabella nos pareció realmente romántico y bonito, finalmente nos decantamos por poner rumbo a Girona eligiendo otro de esos alojamientos de ensueño: La Farinera Sant Lluís. Esta finca de lujo ubicada en Figueras es capaz de eliminar el estrés en menos de cinco minutos y es que basta un paseo por sus instalaciones para comprender por qué son tantas las personas que lo eligen como lugar de retiro.

Tras un primer día de viaje que se resumiría en varios aviones, algo de carretera y en una cena romantiquísima en nuestro hotel, el segundo día en Girona. Tras toda una mañana paseando por las calles de la capital de la comarca visitando lugares tan bonitos como sus baños árabes, las populares Casas del Oñar o sus puentes, decidimos salir de lo puramente urbano para sentir el aire frío de la montaña poniendo rumbo al Pirineo de Girona. Un punto único con unas vistas realmente extraordinarias.

El objetivo de nuestro tercer día de viaje era llegar a Andorra, el punto desde el que emprenderíamos el viaje de vuelta transcurridos dos días. Aunque nunca me había decidido a pisar el territorio del principado lo cierto es que, ahora que conozco bien Andorra, tengo que reconocer que es un auténtico paraíso al que no hay que dejar de ir.

Tras varias recomendaciones de amigos y conocidos y por sus buenas críticas, decidimos alojarnos en el Grau Roig Andorra Boutique Hotel & Spa. Un hotel ubicado junto a las pistas de esquí de GranValira que regala unas estampas invernales realmente encantadoras. ¿Lejanía respecto a Andorra la Vella? No más de 15 minutos en coche, es más: está perfectamente ubicado de otros lugares de interés como Caldea o el parque temático Naturlandia.

Además de visitar parajes naturales únicos y de regalarnos algunas horas de esquí (con monitor), en estos dos días tuvimos tiempo suficiente para probar lo mejor de su gastronomía y para regalamos algún que otro momento romántico. Un San Valentín improvisado y fuera de fecha que ya queremos volver a repetir.

Cuatro motivos por los que deberías visitar Islas Canarias

Aparentemente árida, con sus casas bajitas y llenas de encanto y con una gastronomía que enamora desde el primer sorbo de vino o la primera tapa de queso, puedo decir a viva voz que (al menos en mi opinión) no hay un destino más bonito y más recomendable que Islas Canarias.

Si bien pasar por las islas es algo que todos deberían hacer, lo cierto es que no todos se lo plantean. ¿Motivo? Seguramente los clichés, unos clichés que no juegan a favor de las islas y que deberían ser borrados en favor de un montón de motivos para vivir este destino tan bonito. Dado que soy una enamorada de la isla, hoy os traigo los cuatro motivos principales por los que deberíais contemplar Islas Canarias como destino en vuestras próximas vacaciones.

lanzarote paisaje de Famara

Un paisaje totalmente diferente

Más allá de las tradicionales iglesias y de las plazas presentes en cada pueblecito, Islas Canarias es un templo paisajístico de primer nivel. El único territorio volcánico de nuestro país es, además, un lugar lleno de contrastes y colorido capaz de convertir cada visita en algo más que un viaje, en Canarias hablamos de experiencia pura y dura.

Locales, vecinos, amigos

Pocos vecinos son tan encantadores como los que llenan las islas. Los canarias son puro fuego, magia y amabilidad… Un carácter que traspasa fronteras, que se contagia y del que uno se enamora en cuestión de segundos, por algo son considerados los habitantes más hospitalarios de nuestro país.

Placer puro en el paladar

Queso, vino, mojo picón, guisos y hasta panes caseros hechos de un modo tan tradicional que hasta cuesta creerlo. Islas Canarias es gastronomía en estado puro y placer vivo. Un lugar perfecto para recuperar los sabores auténticos de otro tiempo y las recetas más tradicionales… Esas que nunca deberían perderse.

¿Dónde alojarte en Lanzarote y Tenerife?

Los que seguís mi blog sabéis de sobra que tengo predilección por las islas de Lanzarote y Tenerife y claro… esto me lleva a recomendarlas “un extra” respecto a las demás. Tranquilas, bonitas y llenas de planes para todos los gustos, estas islas son ideales para cualquier escapada otoñal de fin de semana.

Y si bien allí tenéis muchos y muy buenos hoteles para disfrutar del descanso, no podría dejar de recomendar una cadena que me ha acompañado desde mi primer viaje a Canarias: Olé Hotels. Con diversos establecimientos repartidos por las islas, nada mejor que elegir el Olé Olivina Lanzarote o el hotel Olé Tropical Tenerife. Dos joyas hoteleras para los que buscan algo más que un simple hotel.

De Mallorca a Budapest, un viaje en busca de experiencias y lujo

Dado que sois muchos los que leéis mi blog de forma habitual, no puedo llegar a saber cómo habrá sido vuestra “vuelta al cole” pero sí puedo suponer que habrá sido frenética como la mía. Sí, con esos primeros madrugones infernales y con un exceso de café en vena. Una vuelta a la rutina que he vivido como buenamente he podido después de un verano lleno de viajes, noches interminables y mucho (muchísimo) relax en buena compañía.

Aunque es cierto que tengo mi reloj interno ya acostumbrado a la nueva temporada, no puedo dejar de pensar en la que será mi próxima escapada… Esa con la que apagaré el despertador por un par de días para entregarme a un nuevo viaje, a una nueva experiencia y un descanso express que me dará la vida. Un viaje que se enmarca en un viaje de trabajo que tengo que hacer a la bonita isla de Mallorca y que continuará con una visita relámpago a la siempre mágica Budapest.

Castillo de Buda de noche

Castillo de Buda

Sé que la combinación Mallorca – Budapest puede sonar extraña para muchos pero bueno… esa es la consecuencia de tener 3 días libres, poner el mapamundi sobre la mesa, usar tu dedo como marcador, cerrar los ojos y seleccionar un destino al azar. Sí, en mi caso, mi dedo eligió Budapest. Un destino al que llegaré en avión (y sin escala) después de pasar 2 días de trabajo y otros 2 de ocio en el IBEROSTAR Grand Hotel Portals Nous y en el que espero ver joyas como las que aquí os señalo y que ya están marcadas a fuego en mi agenda:

  • El Castillo de Buda: Nunca he estado en Budapest pero he leído mucho sobre esta bellísima ciudad y sí, en todos los libros coinciden que la visita al Castillo de Buda es más que imprescindible.
  • El Parlamento Húngaro: Es ver las fotos del Parlamento Húngaro que circulan por la red y que las piernas me tiemblen de la emoción. Sin lugar a dudas creo que tendré que comprar baterías extras para la cámara porque el sitio promete y mucho.
  • La Ciudadela: Los que han visitado la ciudad me comentan que no me puedo perderme la vista que regala la subida al monte Gellert. Conocida como “la Ciudadela”, esta zona es perfecta para ver a fondo la estructura de esta ciudad así como sus bonitos puentes.
Alojamiento 5 estrellas en Budapest

Alojamiento 5 estrellas en Budapest

Aunque los puntos culturales los tengo claros, aún debo decidirme en lo que a alojamiento se refiere. Eso sí, esta vez me he liado la manta a la cabeza y estoy entre dos de los hoteles de lujo más bonitos de la marca IBEROSTAR Hotels & Resorts ¿Mis dos opciones? El increíble IBEROSTAR Grand Hotel Budapest o el IBEROSTAR Grand Hotel Salome. ¿Cuál os seduce más de los dos para un fin de semana lleno de lujo y relax?

Guardar

Guardar

Guardar

Objetivo: vivir un auténtico viaje gastronómico en Tenerife

En mi anterior entrada en este cuaderno de bitácora en el que registro mis viajes dije que volvería a Canarias y sí, volví, lo hice y volvería hacerlo mil veces más. Como ya avancé en su momento, no podía resistirme a pasar unos días únicos con mis amigas en el que es (en mi opinión) uno de los parajes más bonitos de nuestro país. ¿Resultado? Un vini, vidi, vinci en toda regla… Relax en estado puro, parajes de cuento y una gastronomía de nivel, el objetivo de este último viaje realizado.

Si bien mi destino inicial era invertir todo mi tiempo (una semana) en Fuerteventura, lo cierto es que una vez en la isla -y dado que tuve tiempo para hacer de todo- mis amigas y yo decidimos cometer una de esas locuras que tan necesarias son de vez en cuando.

¿Por qué no nos regalamos dos días de turismo gastronómico en Tenerife?”, esa fue la pregunta que formuló mi amiga Sara y así, casi por arte de magia, se nos iluminaron los ojos hasta el punto que no puede evitar levantar la voz para gritar ese deseado “¡Si!”. Y así nos fuimos: destino Tenerife y objetivo “saborear la isla”.  

Santa Cruz de Tenerife, Plaza España

Plaza España, Santa Cruz de Tenerife

Como os he contado en alguna que otra ocasión, conozco el conjunto Islas Canarias desde mi juventud ya que era el lugar en el que mi familia pasaba sus vacaciones de verano. Así, y teniendo en cuenta que a nivel cultural ya conocía bien el lugar, propuse una locura deliciosa… Sumarnos a las experiencias que ofrece la cadena hotelera IBEROSTAR desde La Cocina del Mencey.

Tras soltar la maleta y pasar el resto de la mañana (y parte de la tarde) en la playa de Las Teresitas, en Santa Cruz, fuimos a cenar al restaurante Los Menceyes, el centro gastronómico del IBEROSTAR Grand Hotel Mencey y un lugar en el que se dan cita chefs de renombre. Así, y desde la mesa que habíamos reservado, pudimos probar algunos de los platos más ricos que he tomado en mi vida. Todos elaborados con productos frescos y de temporada como las láminas de presa ibérica con boletus o el taco de bacalao confitado.

Un menú de platos riquísimos que maridamos con un vino que sabiamente nos recomendaron: el Contiempo Vidueño, un vino blanco con D.O Valle de Güimar elaborado por Bodega Arca de Vitis 24.

El plato fuerte de nuestra esta escapada relámpago a Santa Cruz llegó de manos del que es uno de los mejores cursos de cocina en Tenerife: el curso que imparten en el Aula de Cocina del Mencey. En unas instalaciones dignas de plató de cine y con profesionales cocineros mostrando sus secretos, mis amigas y yo pudimos disfrutar de clases magistrales y de conocimientos únicos sobre el tratamiento de productos, combinaciones de sabores y mucho más.

 

Guardar

Guardar

Descubriendo palmo a palmo la Fuerteventura más auténtica

Aunque son muchas las anécdotas, recuerdos y frases  que me vienen a la cabeza de aquellas vacaciones que pasaba con mis padres y hermanos; hay una que siempre me ha acompañado en todos mis viajes. Una frase que era de mi padre y que decía así: “solo sabes que has acertado en tus vacaciones cuando regresas a casa con ganas de volver a ese mismo lugar.”

Si bien lo podría explicar de otra forma mucho más filosófica, lo cierto es que mi viaje a Lanzarote ha sido tan especial que ya cuento los días para volver a Canarias para vivir la magia de otra de sus islas junto a mi marido y mis hijos.

Dado que Tenerife ya me es familiar (por tratarse de una isla a la que he ido desde mi más tierna infancia) y teniendo en cuenta que acabo de volver de Lanzarote, estoy casi decidida a que mi próximo destino en familia será Fuerteventura.

Playa de Cofete, Fuerteventura

Playa de Cofete, Fuerteventura

No… No tengo ni fecha de viaje ni vacaciones a la vista pero son muchos los que me han asegurado que la isla se puede disfrutar a las mil maravillas en 4 días así que ¡genial! Un par de días de asuntos propios con fin de semana de por medio y a relajarse en familia en un visto y no visto. El destino, la experiencia y algunos de esos must que no me pienso perder harán que la visita merezca la pena, estoy convencida de ello. ¿Cuáles serían, por el momento, nuestros imprescindibles?

  • Un paseo por las zonas volcánicas más emblemáticas de la isla: Como la Montaña de la Arena o la Caldera de los Arrabales (entre otras tantas que te mencionan en las guías de viaje a Fuerteventura).
  • Una jornada de sol en las playas de Jandía o en la bellísima playa de Cofete: Además de que son simplemente preciosas, estas playas parecen ideales para que mis niños puedan disfrutar de sus castillos en la arena o de jugar a la pelota.
  • Una degustación de queso majorero: Me han comentado que el queso de pimentón majorero es exquisito así que no puedo dejar de probarlo donde toca, en Fuerteventura. Más allá de que lo describan como “un manjar exquisito”, estoy segura de que a mis hijos les encantará (son de alucinar hasta con los quesos mas extraños y fuertes).

No quiero terminar mi artículo de hoy sin haceros partícipes de mi listado de hoteles. No, no lo tengo claro aunque sí sé que quiero que sean de la cadena IBEROSTAR (mi hermana estuvo hace un par de años en uno de ellos allí, en Fuerteventura, y me ha hablado realmente bien, así que no hay discusión al respecto). ¿Entre cuáles debo decidir? Entre estos tres:

  1. IBEROSTAR Fuerteventura Palace: De los tres es mi favorito. ¿Motivo? La unión de su ubicación y sus muchos extras. Además de estar ubicado en una de las zonas más bonitas de Playa Jandía, el IBEROSTAR Fuerteventura Palace cuenta con miniclub para niños así como con varias piscinas y un exclusivo Spa. El precio, además, me parece bastante razonable.
  1. IBEROSTAR Playa Gaviotas Park: Lo que me gusta del IBEROSTAR Playa Gaviotas Park es que está ubicado en primerísima línea de playa (sí, en la península de Jandía). Además de su buen precio y de su localización, el hotel dispone de varias piscinas, animación para los peques y miniclub.
  1. IBEROSTAR Playa Gaviotas: El hotel que completa mi lista es el IBEROSTAR Playa Gaviotas, un Todo Incluido que me ha dejado sin habla después de ver (en fotos) su piscina panorámica. Si a todo ello sumamos que es referencia en turismo gastronómico y que también cuenta con miniclub para mis hijos, es de entender que decidirme sólo por uno sea algo realmente complicado.