Objetivo: vivir un auténtico viaje gastronómico en Tenerife

En mi anterior entrada en este cuaderno de bitácora en el que registro mis viajes dije que volvería a Canarias y sí, volví, lo hice y volvería hacerlo mil veces más. Como ya avancé en su momento, no podía resistirme a pasar unos días únicos con mis amigas en el que es (en mi opinión) uno de los parajes más bonitos de nuestro país. ¿Resultado? Un vini, vidi, vinci en toda regla… Relax en estado puro, parajes de cuento y una gastronomía de nivel, el objetivo de este último viaje realizado.

Si bien mi destino inicial era invertir todo mi tiempo (una semana) en Fuerteventura, lo cierto es que una vez en la isla -y dado que tuve tiempo para hacer de todo- mis amigas y yo decidimos cometer una de esas locuras que tan necesarias son de vez en cuando.

¿Por qué no nos regalamos dos días de turismo gastronómico en Tenerife?”, esa fue la pregunta que formuló mi amiga Sara y así, casi por arte de magia, se nos iluminaron los ojos hasta el punto que no puede evitar levantar la voz para gritar ese deseado “¡Si!”. Y así nos fuimos: destino Tenerife y objetivo “saborear la isla”.  

Santa Cruz de Tenerife, Plaza España

Plaza España, Santa Cruz de Tenerife

Como os he contado en alguna que otra ocasión, conozco el conjunto Islas Canarias desde mi juventud ya que era el lugar en el que mi familia pasaba sus vacaciones de verano. Así, y teniendo en cuenta que a nivel cultural ya conocía bien el lugar, propuse una locura deliciosa… Sumarnos a las experiencias que ofrece la cadena hotelera IBEROSTAR desde La Cocina del Mencey.

Tras soltar la maleta y pasar el resto de la mañana (y parte de la tarde) en la playa de Las Teresitas, en Santa Cruz, fuimos a cenar al restaurante Los Menceyes, el centro gastronómico del IBEROSTAR Grand Hotel Mencey y un lugar en el que se dan cita chefs de renombre. Así, y desde la mesa que habíamos reservado, pudimos probar algunos de los platos más ricos que he tomado en mi vida. Todos elaborados con productos frescos y de temporada como las láminas de presa ibérica con boletus o el taco de bacalao confitado.

Un menú de platos riquísimos que maridamos con un vino que sabiamente nos recomendaron: el Contiempo Vidueño, un vino blanco con D.O Valle de Güimar elaborado por Bodega Arca de Vitis 24.

El plato fuerte de nuestra esta escapada relámpago a Santa Cruz llegó de manos del que es uno de los mejores cursos de cocina en Tenerife: el curso que imparten en el Aula de Cocina del Mencey. En unas instalaciones dignas de plató de cine y con profesionales cocineros mostrando sus secretos, mis amigas y yo pudimos disfrutar de clases magistrales y de conocimientos únicos sobre el tratamiento de productos, combinaciones de sabores y mucho más.

 

Guardar

Guardar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s