Mallorca en bici, mucho más que una ruta idílica de norte a sur

Año nuevo experiencia nueva. Sí, lo sé… el año nuevo quedó atrás pero yo (en mi afán por viajar todo lo que puedo y más) me repito este mantra una y otra vez para no caer en ese hastío del viajero que lleva a tantos a repetir destino por eso de evitarse sustos.

Aunque yo soy de las que ha repetido destino en muchas ocasiones (basta un rápido vistazo a mi blog para apreciar mi predilección por Canarias y Andalucía), lo cierto es que siempre busco el modo de convertir ese viaje en algo totalmente nuevo y diferente. ¿Un ejemplo? Mis próximas vacaciones de Semana Santa a Mallorca. Sí, a la isla de la calma… Es que ya he visitado en varias ocasiones pero que en esta Pascua pienso visitar de un forma auténtica y divertida: ¡sobre dos ruedas! Apasionante, ¿no crees?

 

 

El punto de partida

Mi punto de partida en esta nueva aventura por tierras mallorquinas será el hotel IBEROSTAR Pinos Park, en Cala Ratjada y el hotel de mi primera noche está justo en esta localización. No es que no me vea capaz de montar en bici nada más aterrizar, es que llego muy tarde y sí… sin bici, así que mejor descansar en un buen hotel para luego alquilar mi vehículo y disfrutar de la experiencia como toca.

Para este primer día no sólo me han recomendado usar como guía las muchas cicloturistas que abundan en la zona sino también apostar por visitar y/o comer en alguna de las calas más bonitas de esta zona noreste de Mallorca.

El corazón de Mallorca

Tras disfrutar (o eso espero) de un primer día de ruta en bici por la Mallorca más auténtica, mi punto de llegada y partida será el IBEROSTAR Playa de Muro Village, un hotel ubicado en la idílica Playa de Muro que (según tengo entendido) es el punto de encuentro de cientos de ciclistas a lo largo del año.

Con las baterías cargadas y con la bici de nuevo a punto, comenzaré mi segundo día en Mallorca y en bici adentrándome en el corazón de la isla y prestando especial atención a zonas como las que lindan con el Parc de S´Albufera.

Sí, lo sé… la cosa se complicará cuando me acerque a pueblos como Sineu o Petra (por sus carreteras estrechas y poco iluminadas) así que será fundamental tener la ruta bien preparada para afrontarla a primerísima hora de la mañana. ¿Hora prevista de llegada a Palma? las 19.00 de la tarde. Habrá ver si cumplo horarios.

Rumbo a Palma

A dónde llegué será el lugar desde el que parta, Palma… la siempre bonita Palma que en esta ocasión visitaré tomando como lugar de descanso el hotel IBEROSTAR Playa de Palma. Un hotel con unas vistas únicas y una ubicación excepcional a menos de 10 minutos del aeropuerto de Son Sant Joan.

Dado que mis piernas ya habrán dado lo mejor de sí y que mi cabeza no podrá con más itinerarios solitarios por el corazón de la mayor de Baleares, he reservado este último día para regalarme paseos relajantes en bici por la costa palmesana. ¿Mi ruta? La que comienza en el Arenal para luego adentrarse en Cala Estancia, El Molinar y -por último- el Portitxol; uno de mis lugares favoritos en el mundo.

De Girona a Andorra, una ruta mágica por el norte de España

En el mundo hay dos tipos de personas: están las que buscan huir de las temperaturas invernales con viajes al sur o a los archipiélagos, y luego estoy yo, una viajera amantes de las bajas temperaturas que no duda en coger la mochila y poner rumbo a los puntos más fríos de nuestra geografía para disfrutar de esos momentos únicos que nos regala esta estación.

Sí, tengo que reconocerlo: ¡me gusta muchísimo! Y tanto es así que hace tres semanas propuse a mi marido regalarnos una escapada romántica al norte de nuestro país. ¿Destino? Cataluña y Andorra, dos puntos que en invierno lucen especialmente bonitos y a los que volvería una y otra vez sin pestañear. El planning era sencillo: dos días en Cataluña y dos en Andorra.

La Farinera Sant Lluís

La Farinera Sant Lluís

 

Dado que hemos visitado la Ciudad Condal en numerosas ocasiones, en esta ocasión decidimos elegir entre Tarragona o Girona. Si bien el hotel Castell de Riudabella nos pareció realmente romántico y bonito, finalmente nos decantamos por poner rumbo a Girona eligiendo otro de esos alojamientos de ensueño: La Farinera Sant Lluís. Esta finca de lujo ubicada en Figueras es capaz de eliminar el estrés en menos de cinco minutos y es que basta un paseo por sus instalaciones para comprender por qué son tantas las personas que lo eligen como lugar de retiro.

Tras un primer día de viaje que se resumiría en varios aviones, algo de carretera y en una cena romantiquísima en nuestro hotel, el segundo día en Girona. Tras toda una mañana paseando por las calles de la capital de la comarca visitando lugares tan bonitos como sus baños árabes, las populares Casas del Oñar o sus puentes, decidimos salir de lo puramente urbano para sentir el aire frío de la montaña poniendo rumbo al Pirineo de Girona. Un punto único con unas vistas realmente extraordinarias.

El objetivo de nuestro tercer día de viaje era llegar a Andorra, el punto desde el que emprenderíamos el viaje de vuelta transcurridos dos días. Aunque nunca me había decidido a pisar el territorio del principado lo cierto es que, ahora que conozco bien Andorra, tengo que reconocer que es un auténtico paraíso al que no hay que dejar de ir.

Tras varias recomendaciones de amigos y conocidos y por sus buenas críticas, decidimos alojarnos en el Grau Roig Andorra Boutique Hotel & Spa. Un hotel ubicado junto a las pistas de esquí de GranValira que regala unas estampas invernales realmente encantadoras. ¿Lejanía respecto a Andorra la Vella? No más de 15 minutos en coche, es más: está perfectamente ubicado de otros lugares de interés como Caldea o el parque temático Naturlandia.

Además de visitar parajes naturales únicos y de regalarnos algunas horas de esquí (con monitor), en estos dos días tuvimos tiempo suficiente para probar lo mejor de su gastronomía y para regalamos algún que otro momento romántico. Un San Valentín improvisado y fuera de fecha que ya queremos volver a repetir.

Cuatro motivos por los que deberías visitar Islas Canarias

Aparentemente árida, con sus casas bajitas y llenas de encanto y con una gastronomía que enamora desde el primer sorbo de vino o la primera tapa de queso, puedo decir a viva voz que (al menos en mi opinión) no hay un destino más bonito y más recomendable que Islas Canarias.

Si bien pasar por las islas es algo que todos deberían hacer, lo cierto es que no todos se lo plantean. ¿Motivo? Seguramente los clichés, unos clichés que no juegan a favor de las islas y que deberían ser borrados en favor de un montón de motivos para vivir este destino tan bonito. Dado que soy una enamorada de la isla, hoy os traigo los cuatro motivos principales por los que deberíais contemplar Islas Canarias como destino en vuestras próximas vacaciones.

lanzarote paisaje de Famara

Un paisaje totalmente diferente

Más allá de las tradicionales iglesias y de las plazas presentes en cada pueblecito, Islas Canarias es un templo paisajístico de primer nivel. El único territorio volcánico de nuestro país es, además, un lugar lleno de contrastes y colorido capaz de convertir cada visita en algo más que un viaje, en Canarias hablamos de experiencia pura y dura.

Locales, vecinos, amigos

Pocos vecinos son tan encantadores como los que llenan las islas. Los canarias son puro fuego, magia y amabilidad… Un carácter que traspasa fronteras, que se contagia y del que uno se enamora en cuestión de segundos, por algo son considerados los habitantes más hospitalarios de nuestro país.

Placer puro en el paladar

Queso, vino, mojo picón, guisos y hasta panes caseros hechos de un modo tan tradicional que hasta cuesta creerlo. Islas Canarias es gastronomía en estado puro y placer vivo. Un lugar perfecto para recuperar los sabores auténticos de otro tiempo y las recetas más tradicionales… Esas que nunca deberían perderse.

¿Dónde alojarte en Lanzarote y Tenerife?

Los que seguís mi blog sabéis de sobra que tengo predilección por las islas de Lanzarote y Tenerife y claro… esto me lleva a recomendarlas “un extra” respecto a las demás. Tranquilas, bonitas y llenas de planes para todos los gustos, estas islas son ideales para cualquier escapada otoñal de fin de semana.

Y si bien allí tenéis muchos y muy buenos hoteles para disfrutar del descanso, no podría dejar de recomendar una cadena que me ha acompañado desde mi primer viaje a Canarias: Olé Hotels. Con diversos establecimientos repartidos por las islas, nada mejor que elegir el Olé Olivina Lanzarote o el hotel Olé Tropical Tenerife. Dos joyas hoteleras para los que buscan algo más que un simple hotel.

Descubriendo palmo a palmo la Fuerteventura más auténtica

Aunque son muchas las anécdotas, recuerdos y frases  que me vienen a la cabeza de aquellas vacaciones que pasaba con mis padres y hermanos; hay una que siempre me ha acompañado en todos mis viajes. Una frase que era de mi padre y que decía así: “solo sabes que has acertado en tus vacaciones cuando regresas a casa con ganas de volver a ese mismo lugar.”

Si bien lo podría explicar de otra forma mucho más filosófica, lo cierto es que mi viaje a Lanzarote ha sido tan especial que ya cuento los días para volver a Canarias para vivir la magia de otra de sus islas junto a mi marido y mis hijos.

Dado que Tenerife ya me es familiar (por tratarse de una isla a la que he ido desde mi más tierna infancia) y teniendo en cuenta que acabo de volver de Lanzarote, estoy casi decidida a que mi próximo destino en familia será Fuerteventura.

Playa de Cofete, Fuerteventura

Playa de Cofete, Fuerteventura

No… No tengo ni fecha de viaje ni vacaciones a la vista pero son muchos los que me han asegurado que la isla se puede disfrutar a las mil maravillas en 4 días así que ¡genial! Un par de días de asuntos propios con fin de semana de por medio y a relajarse en familia en un visto y no visto. El destino, la experiencia y algunos de esos must que no me pienso perder harán que la visita merezca la pena, estoy convencida de ello. ¿Cuáles serían, por el momento, nuestros imprescindibles?

  • Un paseo por las zonas volcánicas más emblemáticas de la isla: Como la Montaña de la Arena o la Caldera de los Arrabales (entre otras tantas que te mencionan en las guías de viaje a Fuerteventura).
  • Una jornada de sol en las playas de Jandía o en la bellísima playa de Cofete: Además de que son simplemente preciosas, estas playas parecen ideales para que mis niños puedan disfrutar de sus castillos en la arena o de jugar a la pelota.
  • Una degustación de queso majorero: Me han comentado que el queso de pimentón majorero es exquisito así que no puedo dejar de probarlo donde toca, en Fuerteventura. Más allá de que lo describan como “un manjar exquisito”, estoy segura de que a mis hijos les encantará (son de alucinar hasta con los quesos mas extraños y fuertes).

No quiero terminar mi artículo de hoy sin haceros partícipes de mi listado de hoteles. No, no lo tengo claro aunque sí sé que quiero que sean de la cadena IBEROSTAR (mi hermana estuvo hace un par de años en uno de ellos allí, en Fuerteventura, y me ha hablado realmente bien, así que no hay discusión al respecto). ¿Entre cuáles debo decidir? Entre estos tres:

  1. IBEROSTAR Fuerteventura Palace: De los tres es mi favorito. ¿Motivo? La unión de su ubicación y sus muchos extras. Además de estar ubicado en una de las zonas más bonitas de Playa Jandía, el IBEROSTAR Fuerteventura Palace cuenta con miniclub para niños así como con varias piscinas y un exclusivo Spa. El precio, además, me parece bastante razonable.
  1. IBEROSTAR Playa Gaviotas Park: Lo que me gusta del IBEROSTAR Playa Gaviotas Park es que está ubicado en primerísima línea de playa (sí, en la península de Jandía). Además de su buen precio y de su localización, el hotel dispone de varias piscinas, animación para los peques y miniclub.
  1. IBEROSTAR Playa Gaviotas: El hotel que completa mi lista es el IBEROSTAR Playa Gaviotas, un Todo Incluido que me ha dejado sin habla después de ver (en fotos) su piscina panorámica. Si a todo ello sumamos que es referencia en turismo gastronómico y que también cuenta con miniclub para mis hijos, es de entender que decidirme sólo por uno sea algo realmente complicado.

Este verano nos vamos a Pineda del Mar, el top de la costa catalana

Decidido, en este próximo verano 2016 mis vacaciones serán con mis amigos de toda la vida. Aunque siempre he sido bastante tradicional en esto de elegir compañero de viaje (viajando generalmente, con mi marido, con mi familia al completo o sola (algo que hago cuando se trata de un destino que sólo yo quiero visitar), este año me he liado la manta a la cabeza y he decidido proponer a mis amigos de la universidad unas vacaciones diferentes y en un destino perfecto: Pineda del Mar.

Además de ser uno de los puntos más top en el conjunto de la comunidad catalana, Pineda del Mar es el lugar perfecto para disfrutar de unas vacaciones con todos esos extras que necesitamos: sol, playa, buen ambiente (por no decir el mejor de la zona), chiringuitos con un buen nivel gastronómico y un montón de actividades para hacer. ¡No queremos perdernos ninguno! ¿Nuestro objetivo? Rememorar (veinte años después) aquellos años universitarios en los que apenas teníamos obligaciones y en los que sólo nos preocupábamos por una cosa: vivir.

Gracias a su buena conexión con el aeropuerto de Barcelona (ese que haría de punto de encuentro de todo el grupo), Pineda del Mar se impuso como nuestro destino ideal desde un primer momento. Sus kilométricas playas de azul mediterráneo, sus palmeritas (tipo Miami) y su paseo marítimo fueron, igualmente, factores concluyentes. En definitiva, un destino tranquilo en el que vivir esos diez días de vacaciones que venimos esperando desde hace un año.

Nuestros planes en Pineda del Mar

barcos en la playa de Pineda del Mar

Pineda del Mar (imagen de Fergus Hotels )

No, no estamos ya para fiestas hasta el amanecer… Queremos disfrutar de unas vacaciones entre amigos pero siendo consecuentes con aquello que realmente nos apetece hacer. Dado que no contemplamos cerrar ninguna discoteca ni tampoco regalarnos resacas innecesarias, hemos hecho (entre todos) un lista de planes que no queremos dejar de hacer en nuestros días de reencuentro. ¿Cuáles son los puntos más destacados de nuestra lista?

  • Hacer una ruta de chiringuitos: Se dice, se cuenta y se rumorea que el pescado de esta zona es simplemente delicioso.
  • Apuntarnos a algún que otro deporte acuático tipo esquí, esnórquel, etc: Todos somos bastante deportistas y no queremos renunciar a disfrutar de todo lo bueno que (a nivel deportivo) nos ofrece el destino.
  • Hacer una tarde shopping en Barcelona: Porque sí, porque nosotros lo valemos y porque Pineda de Mar está realmente cerca de la capital.

Un alojamiento que guste a todos por igual

Aunque puede parecer que organizar un viaje con amigos es de lo más sencillo, lo cierto es que hay aspectos que pueden ser una auténtica piedra en el camino. ¿El más peliagudo de todos? El que se refiere a dar con el alojamiento perfecto. Cada uno somos de un padre y una madre, y claro… si bien para unos es fundamental que haya WiFi en el hotel, para otros el secador y la terraza es la clave.

Tras mucho mirar y comparar, hemos decidido quedarnos con una de las propuestas de Fergus Hotels, concretamente con el hotel Fergus Montemar. Aunque en un principio habíamos estado dudosos entre este primero y su compañero de localización (el hotel Fergus Paradis Park), al final nos decidimos por el Montemar porque sus terrazas son bastante amplias, porque tiene una piscina impresionantes y porque las críticas generales (sobre todo en lo que respecta a buffet y servicio) son realmente buenas. ¿Lo mejor de todo? Que es uno de los mejores Todo Incluido de Pineda del Mar.

Guardar

Creta y los secretos del mar Egeo

Grecia. Sus islas. Atenas. Las ruinas. El arte. La comida… ¿Quién no ha pensado alguna vez en coger la maleta y escaparse una semana a disfrutar de las islas griegas lejos de todo? Bien. Ha llegado el momento: ahora más que nunca, Grecia es el destino que deberías incluir en tu agenda de este verano. Y, concretamente, marca como lugar de referencia, campamento base y punto central la isla de Creta, una de las más grandes y completas pero también una de las más tranquilas y naturales.

A pesar de lo que se pueda pensar -y contra todo pronóstico-, Creta es pura paz, no está masificada y se puede disfrutar de sus encantos sin problemas… Eso sí, si puedes, evita el mes de agosto, no solo porque es el mes con más afluencia de turistas sino también por las altas temperaturas que se registran en esos días. Para viajar directamente a la isla, lo mejor es tomar un vuelo al aeropuerto de Heraklion (el más utilizado) o al de Chania, pero la opción del crucero o ferry no hay que descartarla si te apetece algo original: suelen incluir otros lugares mediterráneos tan interesantes como Dubrovnik y Venecia, así como otras islas griegas como Santorini, Rodas y Mykonos.

Santorini, Grecia

Santorini, Grecia

De lo poco que se suele saber de Creta es que es la más grande de todas las islas del mar Egeo (tiene una superficie total de más de 8.200 metros cuadrados) y una de las 5 más extensas de todo el Mediterráneo. Su territorio está distribuido en 4 nomoi (distritos provinciales):

  • Khania
  • Rethymnon
  • Heraklion
  • Lasithi

Los nombres están en griego (de hecho, Creta es, en realidad, Kriti) y su sonoridad guarda mucha relación con la armonía propia de cada una de estas zonas. La isla todavía conserva muchas de las muestras que dejaron las diferentes civilizaciones en ella a lo largo de la historia, convirtiéndola en un auténtico museo real de la Historia. Es también puro mito y leyenda, pues está escrito que fue a Creta donde Zeus se llevó a Europa después de raptarla. Aquí los mitos también ubican al famoso Minotauro y su laberinto, del cual Teseo finalmente logra escapar ayudado por Ariadna.

Pero además de mitos, leyendas e Historia, Creta es un lugar para descubrir y para descansar por su naturaleza y sus cristalinas aguas. Hay puertos, playas de arena, calitas escondidas, montañas, valles a los que solo se puede acceder caminando, y una zona específicamente turística que es la que se encuentra en el área norte. Los puntos más paradisíacos, sin embargo, se encuentran en la costa sur, con miles de calas, recovecos, acantilados…

Lugares para visitar en Creta:

  • Las ruinas de Knossos
  • La garganta de Samaria
  • Yacimiento de Festos
  • Monasterio de Préveli y el de Moni Arkadi
  • El golfo de Mirabelo
  • Bahía de Balos
  • La playa de Elafonisi
  • Heraklion
  • Lassithi y sus molinos de viento

Qué comer en Creta:

  • Ensalada tradicional Dakos en Heraklion (una combinación de tomate, queso feta y pan).
  • Pescado fresco a la parrilla o frito con limón. El marisco está todo buenísimo.
  • El souvláki, que es un bocadillo en pan pita con carne al estilo kebab.
  • Un café frappé (lo toman siempre frío).
  • Paté de olivas (las olivas son un auténtico manjar en Creta).
  • Pasteles de miel, especialmente los buñuelos que se conocen como loukoumades.

Alojamientos en Creta:

Piscina del Hotel IBEROSTAR Creta Marine

Piscina del Hotel IBEROSTAR Creta Marine

Disfruta Matalascañas y la Costa de la Luz con FERGUS Style El Cortijo Golf

La Costa de la Luz brilla con luz propia, y con la propuesta interesante de FERGUS Style El Cortijo Golf puedes estar totalmente seguro de que tu estancia en Matalascañas será inigualable, sin pérdida alguna y sin ninguna sugerencia de mejora a una experiencia que será, por sí sola, única y placentera.

La cadena de hoteles FERGUS pone a tu disposición uno de los mejores hoteles bajo su firma, ubicado en plena playa de Matalascañas, con acceso al campo de golf de Doñana, al Parque Nacional del mismo nombre, y a la gigantesca playa donde se sitúa este confortable hotel.

Un disfrute total

Si tienes planificado pasar por Matalascañas, por la Costa de la Luz, bien sea por trabajo o por vacaciones, no debes dejar de visitar el Hotel FERGUS Style El Cortijo Golf, y desde allí disfrutar todo lo que Matalascañas tiene para ofrecerte.

Hotel Fergus en Matalascañas

Hotel Fergus en Matalascañas

¿Qué ver o qué hacer en Matalascañas?

El Atlántico que reposa en 4 kilómetros de arena blanca y fina. Eso es Matalascañas. Pero, más allá de la playa y darse un buen chapuzón, hay muchas otras actividades y otros lugares que demandarán un poco de tu atención. A continuación, se presentan algunos de ellos:

  • Parque Nacional de Doñana: uno de los parques naturales más reconocidos de toda España, un verdadero exceso de la naturaleza.
  • La Peña: antigua construcción militar. Una torre de defensa que sucumbió mucho tiempo atrás. Ha quedado, de forma invertida, hundida en el mar. Sus restos se ven desde la costa.
  • Parque Dunar y el Museo del Mundo Marino
  • Las playas nudistas de Mazagon o Castilla

¿Por qué Fergus Style El Cortijo Golf?

Porque no importa si vienes de vacaciones familiares, a una escapada de fin de semana con tu pareja, a participar en un torneo de golf, a disfrutar de la playa en soledad, o por motivos de trabajo y necesitas un buen lugar para tus reuniones. El Hotel FERGUS Style El Cortijo Golf, ubicado en toda la Costa de la Luz, al lado del campo de golf más grande de Doñana, ofrece el lujo de un hotel 4 estrellas, con un acabado andaluz envidiable.

Disfrutarás de paseos en caballo para mirar el más bello atardecer en la playa de Matalascañas, o escaparte desde bien temprano al Parque la Doñana en un 4×4 y admirar la naturaleza en estado puro.

¿Por qué FERGUS Style El Cortijo Golf? ¡Porque después de él, nada más existe!